¡Descubriendo Roma! – Parte 1

Roma es una de las ciudades que todo viajero debe visitar una vez en la vida, así que me puse manos a la obra para descubrir la capital italiana. Tenía claro que no iba a poder parar ni un minuto, ya que todas sus calles son mágicas.

Para ir desde el Aeropuerto Ciampino hasta Termini, que es donde se encontraba nuestro alojamiento, optamos por ir con el autobús TERRAVISIÓN, nosotros llevábamos los billetes reservados desde España, pero también puedes comprarlos en el stand del propio aeropuerto. El trayecto es directo y el billete cuesta unos 5€ por persona.

Una vez pasado por el alojamiento, era hora de comenzar a explorar la ciudad y nuestra primera parada fueron las Termas de Diocleziano, en la Piazza della Repubblica.

Continuamos nuestra ruta para conocer la Fontana di Trevi que personalmente me fascinó bastante, no me esperaba una fuente tan grande y con tantos detalles.

Admirar su belleza mientras te tomas un rico helado hace que estés disfrutando de un momento único. Por cierto, que al contrario que mucha gente piensa, tomar un helado en un sitio tan turístico como este también está al alcance de todos los bolsillos, ya que por sólo dos 2€ en la Gelatería Don Nino, tienes un gran cucurucho de dos bolas buenísimo.

Tras esta parada, ha llegado la hora de visitar por fin lo que tantos años llevo esperando y que es todavía mas espectacular de lo que había imaginado, el Coliseo Romano.

Por fuera es impresionante, pero por dentro te transporta a una época de gladiadores por cada rincón que es inevitable que pases unas horas allí dentro sin darte cuenta 😊

Para visitarlo compramos el bono que incluye Coliseo, Foro Romano y Palatino por unos 12€ por persona. Se pueden comprar de diferentes formas, pero nosotros optamos por hacerlo en las taquillas del propio Coliseo y después con la misma entrada puedes acceder a las otras dos atracciones.

IMG_0850 (2)

                                                             CONSEJO PERSONAL:
Aunque parezca que las colas del Coliseo son eternas la realidad es muy distinta, se podría decir que es la cola más rápida, ya que a partir de un punto se divide en dos filas, una para los que ya llevan entradas y otra para ir a las taquillas, como mucha gente para evitar “la larga cola” ya lleva las entradas cogidas por Internet, la fila de taquillas es más corta y rápida por lo que en poco tiempo ya estarás dentro.

No te pierda el siguiente post si quieres seguir descubriendo los mejores rincones de Roma ✈

Anuncios